Download E-books Mágico. Sombrío. Impenetrable (LITERATURAS) PDF

El nuevo libro de «la mejor escritora norteamericana viva, todo un clásico sobre el que aletea el Nobel.»
Elena Hevia, El Periódico de Catalunya.

Incisivo, perturbador, asombroso en su agudeza, Mágico, sombrío, impenetrable evidencia los angeles portentosa capacidad de l. a. «firme candidata al Premio Nobel» de Literatura para poner los angeles lupa sobre el amor, el dolor, l. a. incertidumbre y también los angeles ironía que acechan l. a. vida de cualquiera de nosotros. Los vínculos eróticos que surgen del miedo, los angeles gratitud o los angeles distancia; l. a. vulnerabilidad de una mujer temerosa de que su marido esté desapareciendo de su vida; un nacimiento que trae consigo el ultimate de una relación, o el polémico relato que da título al libro, donde el anciano poeta Robert Frost recibe l. a. visita de una inquietante joven que sabe más de lo que debería... Mágico, sombrío, impenetrable muestra a un artista en los angeles cúspide de su capacidad creativa, desnudando el alma humana en trece apasionantes relatos.

La crítica ha dicho...
«Los libros de Oates desnudan sin eufemismos nuestra condición humana. Oates nos ayuda a entendernos, o al menos eso es lo que he sentido al leerla.»
Carlos Salinas, El Confidencial

«Escribe magistralmente del dolor, el amor, l. a. incertidumbre, el miedo, el erotismo, el sexo...»
Mía

«Aún sin perder de vista el realismo más visceral, sus novelas juegan con lo gótico, un gótico norteño que l. a. aproxima al Faulkner más siniestro, el de El ruido y l. a. furia
Laura Fernández, El Mundo

«Una fuerza narradora casi sobrehumana... los angeles gran mayoría de estos thirteen relatos son excelentes brebajes servidos al punto para ser saboreados. Oates es escritora de prosa clara y efectiva, pero no hay que confiarse en exceso. Con l. a. mano izquierda hace acordes, pero con l. a. derecha acaricia las teclas de un piano hasta dar con esas dos o tres notas que generan esa melodía misteriosa, introspectiva, que reconoces como telúrica: el pellizco de l. a. literatura. Caminas por sus textos sabiendo que en esa enviornment hay enterradas tijeras abiertas, y acabarás reconociéndote en cortes y heridas.»
Carlos Zanón, Babelia

«La gran autora norteamericana desciende al territorio del miedo en su nuevo libro... Oates sabe hacer novelas gigantes de sentimientos pequeños, logra belleza de l. a. monstruosidad. Un vigoroso conjunto de relatos con los que descose y recose las almas azotadas de los angeles gente.»

Berna González Harbour, Babelia

«Cautivadores, tristes compasivos e inquietantes. Siguen capturando los angeles incertidumbre, el dolor y los angeles oscuridad del inside de todos nosotros.»
J.R. Scrafford, Washington Independent

«Una recopilación con mucha fuerza, muy expresiva. Oates continúa en pleno fragor de l. a. batalla por el autocontrol y los angeles verdad.»
André Van Loon, The Star

«Oates es un gigante entre nosotros. Una obra

Show description

Read or Download Mágico. Sombrío. Impenetrable (LITERATURAS) PDF

Similar American Literature books

Zelda: A Biography

Acclaimedbiographer Nancy Milford brings to existence the tormented, elusive character ofZelda Sayre and clarifies as by no means sooner than her dating with F. ScottFitzgerald, tracing the internal disintegration of a proficient, despairing womanundone by way of the conflict among her husband’s profession and her personal expertise. Zelda used to be an fast touchstone forcreatively encouraged readers after its preliminary book in 1983; Patti Smithhails it in her autobiography, simply Kids,recalling how “reading the tale of Zelda Fitzgerald by means of Nancy Milford, Iidentified together with her mutinous spirit.

The Awkward Age (Penguin Classics)

Nanda Brookenham is 'coming out' in London society. Thrust by surprise into the vicious, immoral circle that has collected around her mom, she even reveals herself in festival with Mrs Brookenham for the love of the fellow she admires. mild and ironic in its contact, The Awkward Age however analyzes the English personality with nice subtlety.

Hungry Hearts (Penguin Twentieth-Century Classics)

In tales that draw seriously on her personal lifestyles, Anzia Yezierska portrays the immigrant's fight to turn into a "real" American, in such tales as "Yekl," "Hunger," "The fats of the Land," and "How i discovered the US. " Set usually in New York's reduce East facet, the tales brilliantly evoke the oppressive surroundings of crowded streets and tacky tenements and lay naked the depression of households trapped in unspeakable poverty, operating at demeaning jobs, and dealing with the hardly hidden prejudices in their new land.

The Portable Charles W. Chesnutt (Penguin Classics)

A set from one among our such a lot influential African American writers An icon of nineteenth-century American fiction, Charles W. Chesnutt, an incisive storyteller of the aftermath of slavery within the South, is commonly credited with virtually single-handedly inaugurating the African American brief tale culture and used to be the 1st African American novelist to accomplish nationwide serious acclaim.

Additional resources for Mágico. Sombrío. Impenetrable (LITERATURAS)

Show sample text content

Te olvidaste de llamar a l. a. vuelta de Martha’s winery? �Puedo ir a verte… esta noche? O… �mañana? El segundo mensaje: �Leanda? �Dónde estás? �Has vuelto ya de l. a. boda? �Quieres que revise tu carpeta de trabajos? �Estás con ella ahora? �Cuándo los angeles habrás terminado? Quizás… �hoy a l. a. hora de los angeles cena? Escucha, te echo de menos. No te preocupes por lo de l. a. boda. Para consternación suya, había media docena de llamadas de Nick, además de mensajes de texto, que por alguna razón no había descubierto hasta entonces. No se sentía con ánimos para llamarlo. l. a. mirada masculina: sabía todo lo relativo a aquella teoría en su dimensión intelectual. En su seminario sobre Cultura Contemporánea, de Yale, había escrito un trabajo sobre el tema. Y había citado fuentes admirables, con inclusión de muchos ejemplos estupendos de l. a. mirada masculina, desde madonas del Renacimiento hasta odaliscas de Manet, Renoir, Picasso, y �figuras femeninas explotadas» en litografías de Andy Warhol. l. a. mirada masculina no solo period evidente en los angeles pornografía sino en el arte clásico más depurado: más o menos en todas partes. Aun así, Leanda entendía que no encontraba ninguna manera de definirse fuera de l. a. mirada masculina. Cuando no se trataba de los angeles mirada masculina de hombres de su misma o parecida edad, como Nick, o sus primos, period los angeles mirada masculina (educadora, aunque valorativa) de los de más edad: sus catedráticos de Yale, sus profesores de los angeles Parsons college, sus familiares varones, Jayson Johnston, su padre. Aquella mirada period como oxígeno. Las mujeres que no l. a. percibían se engañaban pensando que podían existir, que podían respirar por su cuenta. Las jovencitas no solían engañarse tanto. Y entendían lo que las mujeres trataban de olvidar. Incluso en su estado febril, mientras intentaba, con obstinación, trabajar en su ordenador, experimentando con variantes de Photoshop, con sus mejores fotografías del año anterior, Leanda no podía escapar a los angeles verdad de aquella percepción: que los angeles mirada masculina l. a. definía tanto que no se podía imaginar sobreviviendo, y menos aún viviendo, sin ella. Así que había que contar con Nick. Y antes de Nick había habido otros como él. No se trataba de muchachos (como Mitchie) que le habían tomado el pelo y atormentado y que se habían reído de ella. Habían sido, por el contrario, amables, les habían atraído sus tímidos modales balbucientes, sus hermosos ojos, aunque con frecuencia alicaídos, y su boca, que parecía magullada, pero a l. a. que se podía convencer para que sonriera. Por supuesto, muchos de aquellos chicos, hombres ya en los angeles actualidad, no eran altos, y Leanda les atraía por su diminutez. Allí tenían a una joven que no period, por así decirlo, matronil. Al principio, al menos, Nick los angeles había adorado. Se conocieron en los angeles Parsons tuition. Leanda se había matriculado en un seminario sobre Photoshop que daba Nick. Aunque no period mucho mayor que Leanda, sus fotografías eran a todas luces tan superiores que los angeles joven sintió una especie de gratitud tranquilizadora al pensar que no tendría que fingir, como le sucedía de ordinario cuando salía con algún artista.

Rated 4.79 of 5 – based on 30 votes