Download E-books Cuentos Completos (PENGUIN CLÁSICOS) PDF

Los mejores libros jamás escritos.

«En un texto se puede encontrar cualquier cosa si uno se coloca entre él y el espejo de su propia imaginación.»

Mark Twain afiló su narrativa y cimentó su éxito en el género del cuento. Sus relatos se caracterizan por unas tramas ingeniosas, una inventiva inagotable, unos personajes inolvidables, un genial sentido del humor y por su excepcional uso del lenguaje, que revela un vívido retrato de l. a. sociedad de su tiempo. Genio y figura, el propio Twain defendía así sus relatos: «Me gusta una buena historia bien contada. Por esa misma razón, a veces me veo obligado a contarlas yo mismo.»

Esta edición es los angeles más completa de l. a. narrativa breve de Twain. los angeles componen todas sus piezas cortas, sesenta textos magníficamente traducidos. Asimismo presenta una excelente y esclarecedora introducción de Charles Neider, reconocido como uno de los mejores especialistas en l. a. vida y los angeles obra de este coloso de las letras.

ENGLISH DESCRIPTION

The most sensible books ever written. “You can locate in a textual content no matter what you deliver, when you will stand among it and the replicate of your imagination.” Mark Twain sharpened his narrative talents and laid the root for his good fortune within the brief tale genre.

His stories are characterised by means of creative plots, never-ending inventiveness, unforgettable characters, a smart humorousness, and his unparalleled use of language, which finds a bright portrait of the society of his time. As Twain defended his storytelling: “I like an exceptional tale good informed. that's the reason i'm occasionally pressured to inform them myself.”

Show description

Read Online or Download Cuentos Completos (PENGUIN CLÁSICOS) PDF

Similar American Literature books

Zelda: A Biography

Acclaimedbiographer Nancy Milford brings to lifestyles the tormented, elusive character ofZelda Sayre and clarifies as by no means sooner than her dating with F. ScottFitzgerald, tracing the interior disintegration of a talented, despairing womanundone through the conflict among her husband’s occupation and her personal expertise. Zelda was once an fast touchstone forcreatively encouraged readers after its preliminary e-book in 1983; Patti Smithhails it in her autobiography, simply Kids,recalling how “reading the tale of Zelda Fitzgerald by means of Nancy Milford, Iidentified together with her mutinous spirit.

The Awkward Age (Penguin Classics)

Nanda Brookenham is 'coming out' in London society. Thrust without notice into the vicious, immoral circle that has collected around her mom, she even unearths herself in festival with Mrs Brookenham for the love of the guy she admires. gentle and ironic in its contact, The Awkward Age however analyzes the English personality with nice subtlety.

Hungry Hearts (Penguin Twentieth-Century Classics)

In tales that draw seriously on her personal existence, Anzia Yezierska portrays the immigrant's fight to develop into a "real" American, in such tales as "Yekl," "Hunger," "The fats of the Land," and "How i discovered the US. " Set more often than not in New York's reduce East aspect, the tales brilliantly evoke the oppressive surroundings of crowded streets and tacky tenements and lay naked the depression of households trapped in unspeakable poverty, operating at demeaning jobs, and dealing with the hardly hidden prejudices in their new land.

The Portable Charles W. Chesnutt (Penguin Classics)

A set from certainly one of our such a lot influential African American writers An icon of nineteenth-century American fiction, Charles W. Chesnutt, an incisive storyteller of the aftermath of slavery within the South, is commonly credited with nearly single-handedly inaugurating the African American brief tale culture and was once the 1st African American novelist to accomplish nationwide serious acclaim.

Extra resources for Cuentos Completos (PENGUIN CLÁSICOS)

Show sample text content

Y el perro adversario ya podía atacarlo y provocarlo, morderlo y revolcarlo por el suelo dos o tres veces, que Andrew Jackson, que así se llamaba el animal, nunca se revolvía contra él, como si estuviera satisfecho de sí mismo, como si ya se hubiera esperado algo así. Y a todo esto las apuestas se iban doblando y doblando a prefer del contrario, hasta que no había ya más dinero que apostar. Entonces, de repente, agarraba al otro perro por el lugar preciso de l. a. articulación de los angeles pata trasera, y ya no lo soltaba. No lo mordía, �comprende? , sino que se limitaba a aferrarse a él hasta que los otros tiraban l. a. esponja, así tuviera que aguantar un año. Smiley siempre acababa ganando con aquel chucho, hasta el día en que se bestó con un perro que no tenía patas traseras, porque se las había cercenado una sierra de esas circulares, y cuando l. a. pelea había proseguido su curso routine y las apuestas ya estaban en su apogeo, fue el animalillo a agarrarse a su sitio favorito y en ese preciso instante se dio cuenta de que le habían jugado una mala pasada y de que el otro perro lo tenía contra las cuerdas, por así decirlo, y el pequeño chucho pareció muy sorprendido, se le veía como desanimado, sin hacer ya ningún esfuerzo por ganar l. a. pelea, así que acabó muy mal parado. Lanzó a Smiley una mirada que parecía decirle que tenía el corazón destrozado y que l. a. culpa había sido de él, por haberle hecho enfrentarse con un perro que no tenía patas traseras donde agarrarse, siendo como period aquella su salvación en el combate. Después de dar unos cuantos pasos tambaleantes, se tumbó y murió. period un buen animal, aquel Andrew Jackson, y de haber vivido habría llegado a hacerse un nombre, ya que tenía madera y genio para ello... Estoy seguro de ello, porque, pese a que nunca tuvo oportunidad de demostrarlo y las circunstancias no le acompañaron, no tendría sentido que un perro como aquel pudiera pelear así si no hubiera tenido talento. Siempre me pongo triste cuando pienso en su último combate y en l. a. forma en que acabó. �Pues sí, este Smiley tenía terriers, gallos de pelea, gatos y toda clase de bestias por el estilo, hasta el punto de no darte tregua, y ya podías presentarte con cualquier animal que él siempre aceptaba l. a. apuesta con el suyo. Una vez cogió una rana, se los angeles llevó a su casa y dijo que iba a dedicarse a educarla, y durante tres meses no hizo otra cosa que enseñar a aquel bicho a saltar en el patio de atrás de su casa. �Y vaya si aprendió! Le daba un golpecito en el trasero, y al momento veías l. a. rana surcando los aires como un buñuelo de viento; luego daba una voltereta, o incluso dos si había tomado bastante impulso, y caía con las patas bien planas y en buena postura, como un gato. También l. a. adiestró en el ejercicio de coger moscas, y l. a. sometió a una práctica tan constante que podía atrapar cualquiera que se pusiera al alcance de su vista. Smiley decía que todo lo que necesitaban las ranas period educación, y que podían hacer casi cualquier cosa... y yo le creía. Mire usted, le he visto poner ahí mismo, en el suelo, a Daniela Webster, que así se llamaba los angeles rana, y decirle canturreando: “Moscas, Daniela, moscas”, y antes de poder parpadear los angeles rana daba un salto y atrapaba a una mosca ahí, en los angeles barra, y volvía a caer al suelo tan firme como una bola de barro, y se ponía a rascarse los angeles cabeza con su pata trasera con l. a. mayor indiferencia, como si no tuviera ni notion de estar haciendo nada más de lo que cualquier otra rana podría hacer.

Rated 4.49 of 5 – based on 40 votes